19 de mayo del 2021

volver al blog

Vengo de nuevo con una bomba de las mías, de las que me gustan! Haceros pensar es #mymotto y vengo fuerte y sin freno 😜💥

Hoy hablamos de LOGOTIPOS y de cómo afectan los errores más comunes en el desarrollo de este proceso. Antes de arrancar con el tema (y para evitar confusiones), quiero puntualizar una cosa MUY importante: no es lo mismo BRANDING, LOGOTIPO o MARCA ☝ Te has quedado locx? Pues te lo explico rápidamente aquí abajo:

El BRANDING son los elementos básicos de la identidad de una empresa, empezando por los valores de un negocio hasta la parte más visual como el logotipo. Este proceso incluye los colores, tipografías, tono de voz, iconos, aplicaciones de marca y la forma en la que implementamos el negocio. En resumen, todos los puntos para construir una marca que sea clara y coherente.

Un LOGOTIPO es sólo un pequeño componente de las piezas que se unen para definir la marca de una empresa. Es fundamental ser consciente de la importancia que tiene este elemento, ya que será el símbolo gráfico y/o tipográfico que recordará nuestro público objetivo cuando hablen de nosotros o cuando nos recomienden al resto.

Y una MARCA es el conjunto de percepciones, ideas y sentimientos que las personas tenemos sobre una empresa o negocio, que la distinguen del resto de negocios o sus competidores. En pocas palabras, lo que la audiencia y público piensa de ti 😱

Después de esta pequeña clase de introducción a la teoría del diseño, os he preparado unos TIPS muy top para que no cometáis los errores más frecuentes a la hora de diseñar un logotipo. Coge papel y boli, ¡que empezamos!

1. Poner colores ¡a lo loco!

Como ya hablé en el último post, es importante encontrar una paleta cromática coherente para cada proyecto pero no hay que tomarse esto al pie de la letra. El color nos puede ayudar a reforzar el mensaje de nuestro logotipo pero no a transmitirlo como tal. Si nos limita a que los demás necesiten el color para entender nuestro diseño, #HoustonTenemosUnProblema.

2. Usar la tipografía “tal cual”

Hay tipografías espectaculares que no necesitan ni mención pero si te digo que es TOP personalizar algunas de ellas, ¿cómo te quedas?. No digo distorsionarlas (#GodSaveTheType), sino de darles un pequeño toque. Por ejemplo cambiando el interletraje, el grosor o incorporando un elemento en concreto. Estas decisiones harán de un buen logotipo,

un GRAN logotipo.

3. No investigar suficiente

Cuando tienes que empezar un proyecto de branding, a veces la motivación y las ganas te pierden y empiezas a bocetar como una loca en Illustrator. Pero antes de todo eso es importante leer, empollar e investigar sobre la empresa por la que vas a trabajar. Esa búsqueda te ayudará a llevar un proceso de diseño de manera más fluída y coherente. Así que ya sabes: ¡a estudiar!

"El color nos puede ayudar a reforzar el mensaje de nuestro logotipo pero no a transmitirlo como tal. Si necesitamos el color para entender nuestro diseño, nos estamos equivocando"

4. Marcarte un “Pablo Picasso”

Con todos mis respetos al grande Pablo Picasso, el diseño de un logotipo tiene que ser de todo MENOS ABSTRACTO. El objetivo de nuestro logotipo es que sea claro, coherente, acorde con los valores y misión del negocio y que refuerce el mensaje de la marca sin necesidad de código morse. Si para ello tenemos que estar descifrando absolutamente todo, #HoustonTenemosUnProblema_v2.

5. Ser una máquina de logos

La experiencia me ha enseñado que “propuestas de logotipo” y “cuantas más, mejor” no pueden ir en la misma frase. Cuando diseñes propuestas de marca para un nuevo proyecto, cíñete en presentar 2 o como máximo 3 opciones para que tu cliente no se abrume (o peor, quiera un mix de todas). Los clientes no te pagan para crear opciones infinitas, te pagan para solucionar un problema de manera efectiva y estratégica.

6. Exportar un jpg “y punto”

Es importante crear una buena guía de estilo para que cualquier persona (diseñadora o no) sepa como aplicar ese logotipo en un futuro. Imagínate que te has pegado el currazo durante 3 meses y luego nadie sabe como utilizarlo. Te da un parraque de los buenos, seguro. Invierte tiempo en diseñar un manual de marca exquisito y olvídate de las sorpresas futuras. Tu conciencia (y tus ojos) te lo agradecerán :)

----------

¿Qué os ha parecido? ¿Os han ayudado estos tips? Déjame en comentarios si vas a usarlos para mejorar tu proceso creativo de diseño de logotipos. O mejor, si tienes otro tip bajo la manga, compártelo para que también podamos aprovecharlo.

Un abrazo fuerte,

Marina

COMPARTE ESTE POST
Comentarios
Ver más