28 de enero del 2021

volver al blog

Terminamos primer mes del año con un tema muy interesante (y tabú) sobre el diseño. Y es que, constantmente, oigo como la gente dice que el diseño es caro y poco accesible para todo el mundo. La realidad es que si, no es un servicio "barato" (vamos a girar la tortilla) pero hoy os explico los factores que influyen en los precios de un proyecto de diseño. ¿Estás listo/a para cambiar el chip? Allá vamos:

1. El tiempo

Aunque parezca que llegamos rápido a ciertas conclusiones, el tiempo es un factor CLAVE de nuestro trabajo. Desde la perspectiva del cliente puede parecer que el diseño es rápido y sencillo, que parece fácil. Es posible que sólo se presenten 3 opciones de logotipo o 2 propuestas de packaging pero, antes de estas 2 o 3 opciones, hay horas y horas de bocetos, pruebas, fallos, conceptos, variaciones, etc... Encontrar las 3 mejores opciones es sólo el resultado final de muchas horas de trabajo e investigación. Y de las reuniones, ¡no nos olvidemos!

2. El valor

El diseño no solo un elemento visual, sino que aporta valor. Si se hace bien y se piensa desde una perspectiva estratégica, el diseño puede llegar a tener un impacto ENORME en un negocio. Tener más clientes, atraer a un público objetivo, generar confianza, etc... ¿Y a qué se traduce todo eso? A más ventas y, por consecuencia, más dinero. Cuando contratas a un/a diseñador/a no solo estás pagándole para crear un logotipo o diseñar una página web, estás invirtiendo en decisiones y resultados que generarán beneficios en tu empresa. Think about it, my friend 😊

3. Las facturas

Si, es obvio: nosotros/as también pagamos facturas, somos humanos como tú. Y ya no te hablo de la cuota de autónomos, que no es barata precisamente, sino de facturas de luz, teléfono, internet, contabilidad, hosting, publicidad, alquiler o hipoteca, gasolina, herramientas de software, formación... la lista no acaba. Tener un negocio online no es barato y todos/as quitamos entre un 25 y un 40% de nuestras facturas SÓLO PARA PAGAR GASTOS. Sé realista y piensa en este aspecto cada vez que dices que no a un presupuesto de diseño.

4. La experiencia

Ser diseñador/a son años de formación y trabajo y, a consecuencia, experiencia. Algunos cobramos más, otros menos, pero el valor que te aportará un/a experto/a en diseño no te lo dará una persona que no lo es. Todos sabemos que hay mucho intrusismo en nuestro gremio y cualquier persona puede considerarse "diseñador/a" pero, ¿a que nunca irías a un dentista que no esté colegiado o a un psicólogo que no tenga la carrera?. Pues eso.

Y si estás decidido/a a contratar un servicio, pero los números de tu cuenta bancaria o tu percepción del dinero es reducida, solo puedo decirte una cosa:

ANTES DE DECIR NO, PREGUNTA.

De verdad, no tengas miedo. No mordemos 😊 Tu prioridad debe ser encontrar un diseñador en el que confíes, no solo encontrar un/a diseñador/a que puedas pagar. Así que no te cortes, pregunta, habla las cosas. Si el precio realmente puede llegar a ser un problema, todo es hablarlo.

Mis presupuestos no son 100% cerrados y siempre ofrezco planes de pago, fraccionando el coste total del proyecto en pagos más pequeños mensuales para que puedas permitírtelo. Recuerda que cada cliente y cada proyecto es un mundo y que todos necesitamos un empujón al principio. Así que let's go!

Si aún tienes dudas de como es nuestro proceso de trabajo, puedes leerlo aquí o consultar nuestras preguntas más frecuentes aquí. ¡Te estamos esperando!

Marina

COMPARTE ESTE POST
Comentarios
Ver más